Meditación como vía de autoconocimiento y transformación – Natalia Galván

IMG 8921 scaled - Meditación como vía de autoconocimiento y transformación - Natalia Galván

NATALIA GALVÁN

 

Por NATALIA GALVÁN 

Cuando conversaba con Eduard Denuc, el editor de esta revista, sobre la posibilidad de escribir un artículo para la misma, se me hizo figura de repente el tema de la meditación. De hecho, como terapeuta humanista es algo que enseño, desde mi humilde aprendizaje diario, y que recomiendo como complemento a todos los clientes que realizan conmigo un proceso de terapia o Coaching.

Para darle un poco de estructura al artículo, os adelanto que voy a hablaros sobre el origen de la meditación, en este caso la budista, que es la que más conozco y practico, qué hace que pueda considerarse una herramienta tan útil en un proceso de autoconocimiento y crecimiento personal, algunas pinceladas sobre tipos de meditación y cómo practicarla. No quiero ponerme muy técnica sino sobre todo resaltar lo que a mi me sirve y veo que sirve a las personas a las que acompaño en sus procesos de crecimiento personal.

 

natalia yo soy 1581874483 1 - Meditación como vía de autoconocimiento y transformación - Natalia Galván

 

Antes, voy a empezar por mi propia experiencia, pues considero que se transmite mejor el conocimiento cuando se puede compartir también qué lleva a adquirirlo y practicarlo. En mi caso siempre he sido una persona con una mente muy inquieta. No pocas veces me han dicho que pienso demasiado. Cuando escuchaba esta expresión sentía frustración pues nunca se me había ocurrido que yo pudiera decidir en qué pensar, o simplemente desidentificarme de eso que pensaba y que confundía con mi ser.

 

meditacion en la playa scaled - Meditación como vía de autoconocimiento y transformación - Natalia Galván

 

Hace muchos años, cuando realizaba la formación en terapia Gestalt, nos invitaron a los estudiantes de la misma a un taller de meditación. Lo impartía una monja zen cuyo nombre ahora no recuerdo. Este taller para mi marcó un antes y un después en mi forma de estar en el mundo. Esta señora nos hizo una analogía en la que mente humana era el cielo, las nubes los pensamientos y la conciencia el sol. Nos vino a decir algo así como que a veces podíamos ver el cielo lleno de nubes y olvidarnos de que encima de ellas está siempre el sol, o dicho de otra forma, que a veces podemos tener la cabeza llena de pensamientos y olvidar por completo que existe un lugar de conciencia por encima de los mismos. Explicaba que por muchas nubes que hubieran si subíamos a una montaña alta o a un avión podíamos verlas desde arriba y seguir contemplando el sol y la inmensidad del cielo azul.

Así funciona la meditación, no se trata de no tener pensamientos. Muchas veces he escuchado a mis clientes en terapia y grupos de meditación decir que no sabían meditar porque no habían conseguido dejar la mente en blanco. De hecho, y así aprovecho para enlazar con el origen de la meditación, tal y como explica Yongey Mingyur Rimpoché en su libro “La dicha de la sabiduría”, la palabra tibetana que se utiliza para meditar es “gom” cuya traducción aproximada es “familiarizarse con”. De aquí que según la tradición budista, la meditación se plantee como una herramienta para conocer la mente. Si nos vamos al diccionario de la Real Academia Española, en adelante RAE, como reflejo de la visión de occidente para este término, la cosa cambia: “Pensar atenta y detenidamente sobre algo “. Por esto quiero dejar claro que hablo aquí de la meditación como una tradición milenaria contemplativa que invita al no hacer y no como un verbo que define hacer algo, pensar, en este caso, según la RAE.

 

 

meditacion en el campo scaled - Meditación como vía de autoconocimiento y transformación - Natalia Galván

En cuanto a tipos de meditación, Claudio Naranjo decía que hay un tipo de meditación en que el énfasis está en la claridad de la percepción de lo que está ocurriendo en el aquí y ahora para llegar al despertar de un sentido de la presencia que importa más que los contenidos (mentales, emocionales y corporales). Ésta, sería la dimensión de la atención clara o claridad. Habla de otra dimensión de la meditación que consiste en parar la mente pensante e ir hacia una quietud que tiene que ver con un sentido del reposo, en que no interesa ponerle nombre a las cosas y que a veces puede ocurrir espontáneamente, como cuando uno está tomando el sol en la playa. Esta sería la dimensión de la mente calma. Afirmaba que cuando se juntan estos dos tipos de meditación se puede alcanzar la paz o el gozo de ser. Es algo que merece la pena practicar, pues bajo mi propia experiencia es de esas cosas que para comprenderlas verdaderamente has de experimentarlas. La clave está en no dejarse secuestrar por la mente ordinaria, que va desarrollando pensamientos y pasando de uno a otro. Claudio Naranjo también afirmaba que vivimos en un estado de trance la mayor parte del tiempo del que despertamos cuando nos damos cuenta de que estábamos pensando, como cuando estamos soñando. Dejamos pues de estar en el presente, el único lugar donde sucede la vida y donde tenemos posibilidad de actuar.

 

 

meditacion en la playa 2 scaled - Meditación como vía de autoconocimiento y transformación - Natalia Galván

Esteve Humet, psicólogo clínico de orientación humanista y transpersonal con el que también he tenido la oportunidad de compartir algunos ratitos de meditación y conversación, en su libro “El Ermitaño” cuenta que el padre Estanislau M.a Llopart del que tanto aprendió exponía: Habríamos de ponernos en la frente un cartel que dijera PRESENTE y que nos recordase, por tanto, que Dios es presente y que sólo en el presente podemos encontrarlo”. Estas palabras me resultaron muy inspiradoras y pienso que pueden serlo para otras personas independientemente de sus creencias religiosas o su idea de Dios.

Y en cuanto al cómo, ́comparto algunas sugerencias para tener una buena práctica:

Postura. Importante que la espalda esté recta para que haya una buena circulación a nivel energético, ya sea que estemos en posición de flor de loto/semiloto, birmana, sentados en una silla (no echarnos sobre el respaldo), en un banquito de meditación o tumbados (no poner una almohada o al menos no muy grande). Importante estar firme pero flexible. Relajar toda la musculatura que no es necesaria para mantener la posición, incluyendo la ocular, la musculatura facial, la lengua, musculatura abdominal, esfínteres, etc.. Aflojarnos a la vez que nos sostenemos y nos dejamos sostener por la tierra. Poner especial atención a la cara y las manos, que son las partes del cuerpo que están más relacionadas con el psiquismo, es decir, que pueden ser un reflejo de cómo está nuestra mente. A veces si cuesta relajar la mente podemos ayudarnos empezando por el cuerpo, especialmente por estas zonas. Os dejo unas ilustraciones que he encontrado en la red. En cuanto a las manos se pueden realizar mudras o figuras de poder. En las ilustraciones de más abajo, la chica del dibujo está realizando uno que se detalla en la imagen. Hay muchos. Solo que sepáis de ellos por si queréis investigar más. Simplemente con dejar las manos descansando en las rodillas puede servir también.

postura - Meditación como vía de autoconocimiento y transformación - Natalia Galván

Se puede meditar con los ojos abiertos o cerrados. Hay personas a las que les cuesta más mantener la atención en el presente si cierran los ojos porque puede inducir a imaginar, recordar, fantasear… A otras les ayuda a interiorizar y facilita el contacto con ellos mismos. Se trata de encuentres tu manera. Si decides hacerlo con los ojos abiertos es conveniente que descanses la mirada en algún punto, que puede ser una vela, una piedrecita, etc, quedando ésta en un ángulo de unos 45º. Si decides cerrarlos, prueba a imaginar un punto a unos 10 centímetros del entrecejo y deja que tu mirada repose ahí.

Y a partir de aquí lo importante es utilizar la respiración como un punto de anclaje con el presente, el vehículo que nos va a permitir circular por el aquí y ahora. Si estamos observando la respiración atentamente, no podemos estar en otra cosa y así como respiramos es como tomamos la vida. Me refiero a observar lo que nos hace saber que estamos respirando, lo obvio de la experiencia: cómo entra y sale el aire, por dónde pasa y las estructuras que se mueven a su paso,… La mente nos tratará de distraer, acostumbrada a ir “a su aire”. Es normal que esto suceda. Se trata de no dejarnos llevar por ella, de simplemente observar el pensamiento que aparezca y traernos de vuelta al presente con una actitud amorosa, volviendo a poner nuestra atención en la respiración. Si por ejemplo nos viene el pensamiento de : -“¿Qué voy a comer después?” Darnos cuenta de él y volver a la respiración, no desarrollar el pensamiento con otros más como: -”Pues puedo hacer una ensalada”; -”Iré al supermercado para comprar los ingredientes de la ensalada”,.. Etc.

No desistas si al principio la mente no para de traer pensamientos y saltar de unos a otros. La atención se entrena, así como se entra la resistencia física con el ejercicio, por ello trata de adoptar la meditación como un hábito. La constancia es muy importante. Mira de no imponértela como una tarea de la que luego quieras librarte. Como decía Claudio Naranjo antes cuando lo citaba, hay que planteárselo como un espacio de descanso, de no hacer, sólo observarnos. Yo aconsejo a mis clientes como ayuda a coger el hábito que se propongan empezar por muy poco tiempo y luego ya irán subiéndolo. Que establezcan un objetivo que hasta les pueda parecer irrisorio, y que dejen un día libre a la semana. Que el objetivo tenga una meta a corto plazo como, por ejemplo, plantearse meditar esta semana e ir renovando de semana en semana, y no plantearse hacerlo durante toda la vida. También es aconsejable acompañar a la meditación de una actitud meditativa el resto del día.

Y dicho esto os dejo con una palabras de Buda: -”Esto sólo es lo que hice y esto es lo que reconocí. No creáis nada de los que digo porque lo diga yo. Probadlo vosotros mismos.”

Natalia Galvan Glamglam - Meditación como vía de autoconocimiento y transformación - Natalia Galván

Si quieres saber más sobre Natalia Galván, visítala en la web: nataliagalvan.es

No hay comentarios todavía

Escribe tu Comentario

Tu email no será publicado.