10 razones por las que debes practicar Yoga

La practica de este deporte aporta bienestar a tu cuerpo. No solo fortalece tus huesos o mejora tu tono muscular, sino que te vuelves más flexible y vital.

No hace falta iniciarse con mucho material, lo único que tienes que tener es ganas, ropa adecuada, una esterilla y ¡Mucha constancia!

Di adiós al estrés. El yoga ayuda a reducir el estrés de la hormona cortisol y la presión sanguínea. Además de producirte una sensación de relax, te sube la autoestima, te baja la rabia contenida e incorpora en tu día a día hábitos de alimentación saludables.

Reducción del dolor. Estudios médicos aseguran que la ejercitación del cuerpo calma el malestar de pacientes con cáncer, esclerosis, artritis… Una de las posturas para sosegar el dolor es Balasana o feto: tienes que sentarte sobre los talones y separar las rodillas al ancho de tus caderas. Después coloca delante de ti un cojín o toalla enrollada. Reclínate hacia delante hasta que tu abdomen y pecho se apoyen sobre el objeto. Tus brazos deben descansar a los lados del cojín. Mantén esa posición el tiempo que consideres necesario y comprueba si te alivia.

Adquiere una mejora en la respiración, ya que la practica de esta disciplina te enseña a respirar de una forma correcta.

Ser flexible y tener equilibro está dentro de las ventajas del yoga. En un comienzo puede que no seas capaz ni de llegar a tus rodillas, todo depende de lo flexible que seas, pero con practica logras mejorar y con el tiempo verás como consigues tocar el dedito gordo del pie.

Tu fuerza se multiplica. El yoga trabaja cada uno de los músculos de tu anatomía con tan solo una postura, por lo que, literalmente, tonificas de cabeza a pies.

Tu peso se mantiene a la orden del día. La filosofía de un yogui es alimentarse con productos saludables.

Tu circulación va como un tiro. Todo tu cuerpo experimenta un cambio cuando lleva un tiempo dándole al yoga, especialmente las piernas, que son las zonas más complicadas.

Tu corazón late al 200%. Cuando eres capaz de controlar la forma como respiras, practicas deporte y despides de tu vida al estrés, previenes que tu órgano de amar se perjudique.

Te focaliza en el camino correcto. Tanto tu concentración, como tu memoria y coordinación mejoran

Tu mente siente un paz extrema. Una vez que logras dominar tu cuerpo y sentir los movimientos como si fluyeras con ellos, consigues que tu cerebro entre en un estado de reposo absoluto.

No es una tarea fácil, a la vista está, pero si lo pruebas, te gusta y te enganchas a esta disciplina, tu mentalidad cambia a mejor y comienzas a padecer la yogui-adicción.

¡Tranquilos! Todo lo que aporta es positivo.

No hay comentarios todavía

Escribe tu Comentario

Tu email no será publicado.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.